Publicidad

Publicidad

15 de septiembre de 2017

Vanegas y Colombo: Una pareja de altos vuelos



Por: Víctor Ramírez “Vitico”
 
Venezuela tiene en los actuales momentos una pareja de toreros que está generando una enorme expectación, gracias a su irrupción triunfal en el escalafón de novilleros en Europa. Manolo Vanegas primero y ahora Jesús Enrique Colombo, llegaron a las plazas de España y Francia para triunfar con contundencia, lo cual los coloca con todos los honores en la parrilla de salida de la generación de relevo de la torería nacional.

Manolo Vanegas abrió  la senda, llegando a cortar una oreja en Madrid y dando la vuelta al ruedo otra tarde, sumando importantes éxitos en plazas francesas y españolas, quedando en la cima del escalafón de novilleros el año pasado. Esta temporada tras sumar varios festejos, tomó la alternativa de forma triunfal en Vic Fezensac, salió a hombros en su segunda corrida y se alista para verle las caras a los victorinos en Mont de Marsan. 

Jesús Enrique Colombo que ya el año pasado apuntó lo que podía dar en Europa arrancó este año en plan de figura, ha triunfado en casi todas las plazas, se le ve sobrado y arrollador, sin importarle plazas, ganaderías o compañeros. Incluso sufriendo dos percances, el más fuerte en Albacete, donde por cierto volvió a triunfar con rotundidad. Colombo está ya tan toreado que se le ve casi jugando al toro. Una vez que tome la alternativa seguramente seguirá en ese plan, para dejar las cosas en el punto de máxima expectación para 2.018. 

Lo importante en este caso es que para la temporada venezolana son un soplo de aire fresco, que trae ilusión y una gran expectativa por verles reñir en el palenque de nuestras ferias. Ambos toreros mantienen una sana rivalidad, como bien lo demostraron en el pasional mano a mano de Valencia. 

Diferentes y a la vez complementarios, pueden ser el revulsivo para avivar la llama de la fiesta en Venezuela. Alternando con maestros de muchos años de alternativa o con los jóvenes matadores nacionales que se forjan en otros escenarios diferentes al europeo, las empresas pueden confeccionar sabrosos carteles, llenos de atractivo y sobre todo de acento venezolano. En suma gana la fiesta que tanto lo necesita y se realza con orgullo el tricolor de la Venezuela Taurina.