Publicidad

Publicidad

9 de noviembre de 2017

No Podemos Quejarnos


Por: Giovanni Cegarra

Como están las cosas en el país, con la dificil coyuntura socio económica política por todos conocida, de la que no se escapa nadie, vale aquello de que la esperanza es lo último que se pierde por lo que los aficionados venezolanos a la Fiesta Brava no podemos quejarnos porque al menos tendremos en los dos últimos meses del año, noviembre y diciembe, variada actividad taurina en ciudades del centro venezolano, aparte de que ya soplan buenas albricias para las Ferias Taurinas Andinas, en enero y febrero del 2018. 

En este Noviembre corren por redes sociales que en Maracaibo, Estado Zulia, en su Feria de La Chinita, se darán en la Plaza de Toros La Trinidad, los días 16, 17 y 19, un festival de aficionados prácticos, una novillada picada, una corrida de toros, respectivamente. En El Salado, Estado Carabobo, en la Plaza de Toros portátil El Torero darán un festival de aficionados prácticos y uno cómico taurino musical, los días 25 y 26. En Diciembre, en la Hacienda El Rocío en San Felipe, Estado Yaracuy, una fiesta campera/festival de rejoneo, el sábado dos y en la Plaza de Toros portátil El Cortijo instalada en el Círculo Militar de Maracay, Estado Aragua, dos festivales taurinos los días dos y tres, por los 25º de la Alternativa del matador de toros venezolano Erick Cortez.

No es un secreto que lo taurino en Venezuela está cuesta arriba, no se la tiene nada fácil, por lo que estos festejos en noviembre y diciembre, constituyen todo un verdadero aliciente en esta lucha por mantener encendida la llama taurina y ojalá los aficionados respondan, como se espera, a este esfuerzo empresarial que refrenda que la Fiesta Brava en Venezuela se niega a morir, por encima de todo y olé.