Publicidad

Publicidad

4 de diciembre de 2017

En triunfal festival Cortez y Colombo se repartieron 3 orejas




Por: Jesús Ramírez "El Tato"
Fotos: Nikolas Babin

Otra tarde de intensas emociones en la plaza "El Cortijo" del Círculo Militar de Maracay, aun cuando los bien presentados astados de Juan Campolargo no se prestaron para redondear el triunfo esperado, con dos fuera de lote y a contra estilo en tarde donde Erick Cortéz y Jesús Colombo ratificaron condiciones artísticas.

Abrió plaza el rejoneador Francisco Javier con sus banderillas cortas y largas y rejones de castigo pasando por la cara del astado entre la aceptación general. Ha podido cortar oreja pero el rejón no tuvo el efecto mortal inmediato.



ERICK CORTEZ ejecutó torera labor con verónicas de gusto e inicio muleteril con trincherazo de lujo, supo aprovechar la bondad del pitón derecho del astado en repetidas series rematadas con el pecho. Luego en los medios trio de naturales largos y mandones imponiendo su torería y dominio, nuevas tandas con la diestra y los de pecho de piton a rabo, hasta finiquitar de estocada y recibir la primera oreja de la tarde. Su segundo oponente nada fácil, sin clase y sin parecido con los demás de la tarde, con peso y cara, derrocho Erick voluntad y conocimientos hasta robarles los muletazos con la diestra que no tenía el astado hasta oír la música. Tras finiquitar al segundo viaje fue ovacionado.



JESUS ENRIQUE COLOMBO derramó aroma de torero caro en su esperado debut como matador en el país, con verónicas bajando las manos y que intercaló con ceñidas chicuelinas, banderilleando con precisión, reuniendo, levantando las manos y clavando en todo lo alto en medio de las ovaciones. Con la muleta exhibe firmeza, disposición y gusto exquisito en mensaje fresco que hizo vibrar los tendidos. Derechazos de temple, naturales, de pecho en acompasada y musicalizada labor que remato con molinetes en larga y acompasada labor que finiquitó de soberbio espadazo volcándose sobre el morrillo para recibir las dos orejas unánimemente solicitadas. En el otro volvió a derrochar conocimientos  con valor a toda prueba banderilleando con precisión incluyendo el par del violín. Un novillote sin clase en las embestidas pero con un joven dispuesto para el triunfo a pesar de los arreones del astado ya con la noche encima. Despachó al segundo viaje y fue larga la ovación.



Bien con los garapuyos Fabián Ramírez y Carlos Pizzutto y sobre las cabalgaduras Rene Quintana agarrándose fuerte. A hombros salieron los dos toreros de "El Cortijo", donde se realizaron dos festejos de lujo, que permitieron el reencuentro de los aficionados del país, pese a algunas deserciones, pero donde realmente se vieron a los que sienten la fiesta y son aficionados que apoyan en momentos decisivos en el país.

Como dijo un aficionado valenciano al salir del coso, quedó sembrada la fiesta en este recinto y lo difícil era eso, sembrarla...