Publicidad

Publicidad

3 de enero de 2018

En silencio


Por: Kike Rosales


Manolo Vanegas reaparece en México, dentro de lo taurino es la de este año una campaña muy especial para el joven matador, debe empezar a moverse por el intrincado mundo gerencial de los toros, esa parte donde los apoderados tienen peso, y mire que eso no es fácil.

Los caminos de la vida tienen espinas y Vanegas las ha sentido, en un momento crucial de su vida fallece su apoderado, luego de la alternativa lidia en buena forma una corrida de Victorino pero la noticia ese día es el fallecimiento del histórico ganadero y no la actuación del matador, después en un festival sufre doble factura de su mano derecha, muchas cosas en corto tiempo en un comienzo de carrera. 

Se encierra en sí mismo y comprendió que a la vida se vino sino a vivir y que también nos presenta cosas muy diarias y que pocos enfrentamos, la muerte de alguien tan cercano, los “accidentes” físicos. 

Entonces con alegría enfrenta el próximo año, comienza en América, (abre el 6 de Enero en México) luego tres corridas en Venezuela, San Cristóbal el 26 de Enero y dos tardes en Febrero en Mérida abriendo la posibilidad de Europa en un año muy importante. 

Para enfrentar este nuevo año solo tiene que hacer algo, torear, estar donde lo llamen y seguir demostrando su capacidad de lidia que es ya conocida, poder con los hierros llamados “duros” y cortar las orejas.

A veces pareciera ser ensimismado, pero para muchos está es pensando cómo desarrollar su tauromaquia, esa que lleva intrínseca: lidiar, dominar, mandar es decir torear como él lo siente y entiende, su ruido está en su toreo esa es su “conversa”, lo demás lo hace en silencio.