Publicidad

Publicidad

25 de junio de 2018

Manuel Medina “El Rubi”: Ejemplo de afición y constancia


Por: Víctor Ramírez “Vitico”


Manuel Medina “El Rubi” es el ejemplo vivo de que la afición, la fe y la constancia lo pueden todo en el mundo del toro. Torero desde niño, ha entregado su vida entera a este apasionante mundo, en el cual ha hecho casi de todo, siempre con una capacidad de trabajo y sacrificio fuera de todo análisis.

Torero entregado, honesto y valiente, es uno de los venezolanos que más corridas ha toreado en Venezuela, amén de muchas incursiones en otros países taurinos. Organizador de festejos, ha llevado la fiesta por la provincia nacional, sembrando afición, con su plaza “El Torero”, fruto de su trabajo en el toro, la cual representa parte de lo que ha logrado en la fiesta.

Ni siquiera las cornadas y lesiones han hecho mella en la alegría de este hombre, sagaz y avispado, al que el toro le ha dado todo y al que él procura devolverle muchas cosas. Una seria lesión en la espalda puso a prueba nuevamente el tesón y corazón de Manuel Alfredo Medina López, que hace poco perdió a un hombre clave en su vida, su querido padre, compañero inseparable en tantos años y tardes de toros.

El próximo sábado 30 de junio reaparece de nuevo vestido de luces “El Rubi” en San Felipe, en lo que no es una corrida más. Vuelve un torero a la fiesta y regresan los toros a esta población que vio coartada su libertad por necedad de un político que no entendió que por encima de sus gustos, están otras cosas. Con toros de Juan Campolargo, el torero de Cagua alternará con el rejoneador Francisco Javier Rodríguez y César Vanegas. Seguramente ese día vuelve a nacer un gran torero venezolano. Suerte, Manuel…