Publicidad

Publicidad

26 de agosto de 2018

Novillero Carlos Sulbarán ilusionado hacia su Alternativa



Por: Giovanni Cegarra
                         

De visita a la Plaza de Toros Román Eduardo Sandia de Mérida, Estado Mérida, en la que díó sus primeros pasos en el mundo del toro como alumno regular de la Escuela Taurina Humberto Álvarez, nos hemos encontrado con Carlos Sulbarán, quien se vino a su tierra para disfrutar de un corto descanso en su rodaje novilleril que viene cumpliendo desde hace cuatro años aproximadamente, por ruedos de la Provincia del Perú, con residencia alternante entre Arequipa y Lima.

Grato ha sido este encuentro con Carlitos, a quien vimos ingresar en la Escuela Taurina merideña con ese ímpetu y ganas de hacerse buen torero, que aún conserva, conociendo en su devenir novilleril, los sabores y sinsabores del mundo del toro, sentir la gloria del triunfo en su rodaje por plazas de toros venezolanas como del centro, norte, sur del Perú, país en el que lleva unos 40 festejos toreados para 50 orejas cercenadas, un indulto.

Por demás agradecido del buen trato que ha recibido de sus colegas peruanos, Carlos Sulbarán nos deja saber su inquietud y meta, de tomar la Alternativa como nuevo matador de toros venezolano, la cual desea poder cristalizar en ruedo patrio y de no darse, lo haría en uno peruano, ilusión que espera poder cumplir, en el 2019.

Nos cuenta Sulbarán que permanecerá en Mérida por unos 22 días aproximadamente ya que debe regresar a la tierra inca, toda vez que tiene un compromiso el miércoles 12 de septiembre en la localidad de Ayaviri de la Provincia de Melgar, Departamento Puno y concretar otras fechas, que en estos momentos se lleva solo, recalcando su ilusión de tomar la Alternativa en una Feria Taurina Venezolana, desde ya mentalizado para ello.

Novillero Carlos Sulbarán, con 23 años de vida, egresado de la Escuela Taurina Humberto Álvarez de Mérida, Estado Mérida, occidente venezolano, va enrumbado hacia su Alternativa, ilusión que espera lograr en el 2019 en ruedo venezolano, Dios quiera sea así.