Publicidad

Publicidad

19 de julio de 2019

Embalado Cadavid ahora en Las Navas del Marqués



Por: Rubén Darío Villafraz
@rubenvillafraz



Ya lo hemos señalado en anteriores entregas. Uno de los novilleros más en forma que está haciendo campaña por ruedos ibéricos es el tachirense José David Cadavid. En su trinchera que se ha convertido suelo jienense, el veterano espada se ha consolidado con el mérito grandísimo de hacerse con su espada y muleta, y en especial afición y disciplina, en un ejemplo a seguir.

Los hechos están a la vista. El pasado sábado estaba estrenándose en la presente campaña en la localidad placentina de Malpartidas, festejo en la que despachó reses del hierro de Valhondillo, cortando tres orejas, que pudo incluso coronarse con el indulto de uno de sus antagonistas, compartiendo cartel al lado de los novilleros José Ignacio Rodríguez y Alejandro Mora.

Cadavid sabe que este año puede ser el del gran salto al escalafón mayor. Y se están dando las cosas a poco que haya un poco de suerte, esa misma que le ha venido acompañando en las intensas jornadas de campo que ha venido realizando en las principales ganaderías gaditanas, jienenses y salmantinas que ha venido aprovechando para forjarse con la solvencia y facilidad que exige el toro en la plaza.

Este domingo de nuevo estará haciendo el paseíllo, en esta ocasión en la localidad avilense de Las Navas del Marqués, en el marco de las festividades en honor al Santísimo Cristo de Gracia lidiando utreros del hierro de Esteban Isidro, junto al también novillero Javier Orosco, quien sustituye al lesionado coleta Juan Cervera.

Por lo pronto, el campo, el toro en su habitad natural, y en especial la incalculable colaboración del picador Nahir Zambrano, quien así mismo es el mayoral de la ganadería salmantina de El Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto, y los sabios consejos del matador Domingo López Chaves, el que le mantengan en actitud y vida de torero las 24 horas, esa que Dios mediante y los éxitos que vengan le lleve a la meta de este año por lo menos presentarse con las tareas cumplidas en Madrid e incluso, porque no, su doctorado a finales de esta.