Publicidad

Publicidad

6 de septiembre de 2019

Alejandro Barragán y Cleyderman Méndez cortan oreja en Tovar



Por: Víctor Ramírez “Vitico”

La novillada que abrió la feria de Tovar deja varias cosas para el recuerdo, en primer lugar un excelente encierro de la ganadería de Campolargo, donde los seis ejemplares embistieron para una terna de novilleros que se mostró animosa, entregada y con intermitencias, lógicas de paso, pues ya se sabe que nuestros jóvenes toreros no torean con frecuencia.

El encierro de Campolargo, muy terciado que todo hay que decirlo regaló muchas y buenas embestidas a los novilleros que los aprovecharon en mayor o menor medida, desde luego de estar más preparados el resultado hubiese sido diferente.



Alejandro Barragán se mostró entregado toda la tarde, bullidor en ocasiones pero con ilusión. A su primero cuando se centró a mitad de trasteo le enjaretó varios muletazos de buen corte con la mano derecha, en una larga faena en la que lo más destacable fue su mucha voluntad. Al cuarto le cortó la oreja tras una faena que fue de menos a más, la abrió con muletazos de rodillas en los medios y corrió la mano con temple y raza en varias series en las que se mezclaron pases templados con otros eléctricos, pero siempre con la entrega como bandera. La estocada al encuentro allanó el camino para el trofeo.




Alejandro Arellano “El Plata” demostró chispazos de buen toreo, sin cuajar una faena completa, pero dejando excelentes muletazos que de haberlos ligado pudo haber sido de triunfo grande. A su primero, que descolgó y regaló embestidas excelentes, le toreó a ratos con la mano baja, llevándolo largo lo cual sin duda agradeció el animal que con clase siguió el engaño. Varios naturales fueron excelentes pero una estocada que asomó le evaporó una posible oreja. Al quinto, otro buen ejemplar, le toreó bien en muletazos largos y con clase, en una labor que no redondeó por algunos fallos de colocación y poca intensidad. Pero sin duda esos momentos de buen toreo demuestran que es un torero con condiciones. Escuchó un aviso toreando y despachó de estocada, tras la que hubo petición de trofeo no concedido.

Cleyderman Méndez “El Moro” mostro dos caras bien distintas. Deslavazado y embarullado con su primero, en un trasteo lleno de voluntad pero de escaso acoplamiento, pues el joven espada no logro atemperar las buenas embestidas de “Malquerido”, con pases volanderos y sin mando, Eso sì tiene carisma y personalidad. La faena fue más de querer que de poder y  falló con la espada. Pero quizás consciente de la oportunidad que se le escapaba, “El Moro” estuvo centrado con el sexto, en el que se lució en un quite por tafalleras. Listo y avispado invitó a banderillear al local “Piedrita”, autentico ídolo de masas en Tovar para caldear el ambiente.  Destacó “El Moro” en varias series de muletazos muy largos, hondos y templados. La mayor virtud de este torero es que enganchó muy por delante la embestida y la condujo con temple y sobre todo, con una largura en el muletazo que poco se ve. No fue una faena redonda, con series que alternaban esos pases buenos con otros que no lo fueron tanto. Pinchazo y entera para recibir una oreja que paseó feliz por el ruedo del Coliseo.

FICHA DE LA NOVILLADA

Plaza de toros de Tovar

Jueves 5 de septiembre.

Novillada de feria.

Poco menos de un cuarto de entrada en tarde fresca.

Novillos de Juan Campolargo, terciados y de buen juego. Nobles, con clase y entrega, tuvieron mucha duración. Excelente encierro en conjunto.

Pesos: 348, 347, 341, 344, 361 y 340 kilos.

Alejandro Barragán, de verde botella y oro: Silencio y oreja.

Alejandro Arellano “El Plata”, de turquesa y plata: Vuelta y Vuelta con petición tras aviso.

Cleyderman Méndez “El Moro”, de fucsia y oro con remates negros: Silencio tras aviso y oreja.

En las cuadrillas destacaron en la brega Gerson Guerrero, Eduardo Graterol, Marcos Peña “El Pino” y Ramón Contreras. En banderillas Francisco “Chico” Paredes y Henry Belandria “Piedrita”.